Entrevista al director de cine de la Película El Amparo

Imagen de admin

Rober Calzadilla y nuestra colaboradora Ana Rodríguez/Foto:AR.

Rober Calzadilla: "Cuando sucedió la 

masacre yo tenía 10 años, esa transición 

de niño a adolescente está marcada por 

ese hecho".

 

Ana Rodríguez/ Euskadi (España).

Con motivo de la participación del cine

Venezolano en la 64a edición del Festival 

de  Cine de San Sebastián, hemos conver-

sado con Rober Calzadilla, director de la 

película El Amparo, en la majestuosidad del Hotel María Cristina,quien sosegado y con el buen sentido del 

humor que caracteriza a los venezolanos,quizo compartir sus impresiones acerca de un film que participó en 

la Sección de Horizontes Latinos. Una historia basada en la masacre de 12 pescadores en los caños del Río 

Arauca, en la frontera colombo-venezolana a manos del Estado, cuyos dos sobrevivientes son obligados a 

contar una historia que nada tiene que ver con la realidad.Este venezolano nacido en Maturín pero con 

residencia en la Gran Caracas, ha sido actor y ahora incursiona como director pisando fuerte, ganandose la 

aprobación y simpatía del público galo en el pasado Festival de Cine de la localidad francesa de Biarritz.  

 

P. Quisiera que nos hablaras un poco de la trama de El Amparo.

R. Es una película que camina frontalmente y por la calle del medio con la ficción. A pesar de que hicimos 

un trabajo de investigación importante y aunque los sucesos que narra la película de pronto están muy 

relacionados a cómo sucedieron o a cómo uno los vivió uno, aguas abajo la película es totalmente ficción.

 

P. ¿Por qué tocar el tema a estas alturas? ¿28 años después?.

R. Tiene que ver con lo sensible, es decir con un recuerdo. Para mí fue un evento que marcó un antes y un 

después. Cuando sucedió la masacre yo tendría 10 años, esa transición, en la que dejas de ser niño para ser 

adolescente, está marcada por ese hecho. 

Es como una revelación, un despertar. Cuando rompes la burbuja de la niñez, te das cuenta de que eres un 

ser absolutamente vulnerable y que hay un poder que te puede machacar de buenas a primeras cuando lo 

desee. En este caso, fue descubrir un poco ese sentido de vulnerabilidad. Es un caso que llevo conmigo no 

solamente yo, hay una generación que está marcada por este evento. 

 

"Cuando rompes la burbuja de la niñez, te das cuenta de que eres un ser absolutamente vulnerable y 

que hay un Poder que te puede machacar de buenas a primeras"

 

P. ¿Esta película busca reivindicar de alguna manera la causa de esos pescadores asesinados en los 

caños del Rio Arauca?

R. Sí, definitivamente. Sin embargo, es preciso decir que la película la comenzamos a hacer, a pensarla, a 

soñarla pero ya venía de un proceso. En un momento fue un reportaje para una ONG, luego fue una obra de 

teatro y luego la trajimos a la gran pantalla. Para nosotros tenía que ver en primer lugar con algo relacionado 

directamente con la memoria, pero con la memoria de nosotros, tanto mía como la de la guionista Karin 

Valecillos. La película es un poco acudir a la memoria. Como lo vivimos nosotros de niños mediáticamente y 

partir de ahí construimos. Al mismo tiempo la estas reconstruyendo a unos niveles más amplios que 

trascienden un poco ya lo personal.

P. ¿Qué paso en realidad en  la masacre de El Amparo?.

R. No sabemos. La película no le da respuestas a nadie,  lo que hace es plantear nuestras preguntas.  

Por eso decidimos hacer la película, para preguntar.

 

P. Hablando del casting ¿Cómo se llevó a cabo este proceso?

R. Al ser un guión que venia del teatro, todos los actores que participaron en la obra están en la película, 

en papeles distintos. Yo hacia la parte de Pinilla en el Teatro y en el cine la hace Vicente Quintero. Todo 

el núcleo central de la película en cuanto a casting son actores formados, profesionales, de teatro básicamente 

que es lo interesante. Yo me forme como actor, pero en la película la dirección de actores es uno de mis 

intereses. Lo primero que tuve claro es que esta película es imposible actuarla, hay que vivirla. En ese sentido 

me junte con producción y acordamos que yo quería ir con los actores un mes a vivir en el sitio donde íbamos

a grabar y a parte ya teniamos dos meses ensayando en Caracas. El trabajo del actor era ir a pescar con la 

gente, vivíamos con la gente, íbamos a la faena incluso yo. La idea era esa que se fundieran, no que se 

destacara con la geografía tanto la natural como la humana. En ese sentido el trabajo fue muy interesante, 

más aun cuando mezclas el trabajo de los artistas profesionales con los no profesionales. Uno aprendía y 

succionaba como una esponja del otro. Fue un viaje muy bonito, en un clima de calidad y calidez humana.

"Esta película es imposible actuarla, hay que vivirla"

 

P. ¿Esta película se estrenó en principio en la sección de Cine en Construcción en Zinemaldia 2015?

R. Exactamente, el año pasado estuvimos acá con la película que tenía otro título, se llamaba Sobrevivientes. 

Estuvimos en la sección de Cine en Construcción, nos fue bastante bien. Esa sección tiene algo buenísimo y 

es que como las películas no están terminadas, uno sale de tanto estar viendo las escenas y al final las 

confronta con gente que ha visto muchas películas, que te puede decir, oye esta escena de pronto esta como 

rara, en un clima de respeto y creatividad. En un ambiente muy positivo, donde todos los que están ahí aman 

el cine y quieren que la película quede lo mejor posible. Ya está de parte de uno, decidir que acepta.  En ese 

sentido las películas crecen.

 

P. ¿Qué parte de la película tiene coproducción con Colombia?.

R. Todo lo que es la postproducción: la mezcla sonora y la colorización de la película son colombianas. 

 

P. Detrás de cámaras pudimos observar que tienes un estilo como director que no se basa mucho en

seguir el guión a rajatabla, sino más bien te gusta ir viviendo el día a día de las escenas.

R. Si, lo han usado muchos directores cada quien adaptado a su medio. Hay algo que atraviesa todo y ese 

algo es la desnudez del alma. Quería que fuera una película lo más despojada posible y una manera de ser 

honesta era permitirle al lugar entrar en el guión, de manera que el guión estaba escrito pero tenía un lugar 

distinto, no era ninguna tragedia. Era genial porque el lugar se fue apoderando del guion. El guion se abrió  

de una manera y bonita y lo abrazo. Yo me dejo llevar mucho por eso.Lo que esta es lo que está. No me gusta 

construir escenarios,me gusta que las cosas existan antes, durante y después. Y en ese sentido también hay 

algo.La historia no está contada desde 27 años después yo me paro y voy a ver el caso y escribo.No,lahistoria 

está contada desde un presente y estamos casi detrás de los personajes, detrás del pueblo, descubriendo con 

ellos, no sabemos nada. Los actores no tenían guion. Les prohibí que no averiguaran acerca de la historia,

simplemente llegar con las improvisaciones, tenía que ver con la vivencia.

"No me gusta construir escenarios, me gusta que las cosas existan antes, durante y después"

P. ¿Cuál es la situación actual del cine venezolano? Hemos visto festival tras festival presencia del cine 

venezolano en San Sebastián.

R. Sin duda, en los últimos años el cine venezolano ha tenido un despunte muy interesante. Los colegas 

que me anteceden han logrado poner el foco internacional en nuestra cinematografía y es algo muy bonito 

que está pasando, que paso con Pelo malo, con Desde allá, con Paso con azul y no tan rosa. Todas estas 

películas lo que han hecho es abrir todas las puertas para que otros pasemos, vayamos entrando todos poco 

a poco. Creo que ahora están sucediendo cosas muy importantes a nivel de cortometrajes, no solo en 

Donostia-San Sebastián. En Venecia estuvo La Soledad, una película que se rodó en Caracas, deunos chicos 

jovencitos. El corto de Markel Labarca que obtuvo un premio en Cannes y queestá rodando por muchos 

festivales. Yo soy  muy fanático del cine venezolano en general y creo que estamos comenzando una manera

de vivir y de hacer el cine que se está separando un poco del pasado, donde nuestras películas eran muy 

lindas para nosotros pero muy ombliguitas. 

"El cine venezolano se está separando un poco del pasado, donde nuestras películas eras muy lindas para 

nosotros pero muy ombliguitas"

 

P. ¿Rober Calzadilla se ve ganador junto a todo su reparto y todo su equipo del premio Horizontes 

Latinos?.

R. No sé si del premio Horizontes Latinos, pero ganadores ya somos. Todo el equipo estaba sorprendido 

desde que se sacó el tráiler. Nos escribió mucha gente diciéndonos mira acabe de ver el tráiler y me 

esbarranque a llorar. Acabamos de tener una racha de festivales y cuando la hicimos pues nada, 

simplemente estábamos haciendo una película que nos gustaba, con los amigos, con quienes queríamos 

trabajar, con la gente en el pueblo donde queríamos estar, ya eso era un premio y ese premio se multiplica 

porque estamos presentando la película en varios lugares, conociendo gente. Eso me parece que es un 

premio bastante significante para la cinematografía  y para uno.

 

Califica este artículo: 
No votes yet
Compartir: 

EL HISPANO en FACEBOOK