Hija de la Laguna

Imagen de fuceta

LOS HABITANTES DE CAJAMARCA EN PERÚ LUCHAN POR EL AGUA COMO CUENTA EL DOCUMENTAL "HIJA DE LA LAGUNA" ESTRENADO EN ESPAÑA

La defensa del medio ambiente y los recursos naturales frente a la exacerbada explotación minera en el norte del Perú, en la región de Cajamarca, es el tema central del documental  “Hija de la laguna”. Está protagonizado por Nélida Ayay, una campesina de la zona que simboliza, en una lucha sin tregua, la amalgama de reivindicaciones de las mujeres del campo del Perú. Este documental acaba de estrenarse en nuestro país precedido de numerosos premios y reconocimientos.

El documental “Hija de la Laguna” retrata la resistencia y la lucha por el derecho al agua y a una vida digna, a través de los ojos de Nélida Ayay, una campesina de la región de Cajamarca reconvertida en activista y líder ambientalista que actualmente se prepara como abogada para defender a su comunidad de los abusos de las empresas extractoras.

Cajamarca se encuentra en el norte del Perú, a 4.200 metros sobre el nivel del mar. Allí se instaló en 2004 la empresa minera más grande de Latinoamérica, Yanacocha, tras descubrir oro bajo las lagunas. Se propuso secar dos de estas lagunas para extraer el metal, además de secar una tercera para depositar allí los residuos tóxicos resultantes de la extracción. En 2011, los vecinos de Cajamarca consiguieron paralizar el proyecto por considerarlo inviable, puesto que el 78 por ciento de la población vive de la agricultura y la ganadería y necesitan su tierra y su agua, que son para ellos el verdadero oro, y no el metal que “ni se come ni se bebe”.

A pesar de la suspensión, los campesinos viven atemorizados porque ven cada día como la empresa minera cierra vías de acceso a la zona y construye un embalse de cemento que, aseguran, funcionará igual que una laguna natural. Y para evitar que su tierra, su Madre Tierra y su Madre Agua se vean minadas, las comunidades campesinas de la zona protagonizan desde hace años una lucha sin cuartel por la conservación de su hábitat. Hasta el momento cinco personas han muerto y muchas más han sido heridas o detenidas sin cargos por llevar a cabo protestas en contra de la explotación minera. “A favor de la naturaleza y en contra de todo lo material, a favor de la tierra y en contra del consumismo exacerbado que no lleva más que a la ambición y al odio, a las guerras y a la muerte”.

Así lo manifestó la protagonista del documental, Nélida Ayay en un espacio debate que tuvo lugar en el Círculo de Bellas Artes el día 8, Día de la Mujer, tras la proyección del film. Su exhibición en nuestro país es la primera actividad en el marco de la campaña “Derecho a defender derechos” que organizan AIETI y Entrepueblos con el apoyo, entre otros, del Consulado del Perú en Madrid y financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID).

Para Nélida Ayay “el desarrollo de un país no se mide por la cantidad de edificios construidos ni por su nivel tecnológico, sino por la relación del individuo con la tierra, el amor y el respeto hacia ella, en la tierra se encuentra la verdadera riqueza”. Reivindica el papel de agricultores y ganaderos “sin cuyo trabajo no podrían comer tampoco los gerifaltes de un régimen que pone por encima el progreso en detrimento de los recursos naturales”

Del total de los 208 conflictos sociales contabilizados durante 2014 en América Latina, el 64 % son conflictos de tipo socio ambientales y de ellos, la mayoría están vinculados al ejercicio de competencias del Gobierno Central. Hasta febrero de 2015 siete de cada diez conflictos sociales en el Perú estaba relacionado con la actividad minera.

Hoy Cajamarca se está quedando sin agua. Los activistas visitan cada 11 M su zona O. Los medios de comunicación de la zona están mediatizados por la empresa, aseguran que la recesión del territorio se debe a la negativa de los campesinos a progresar. En Lima estos luchadores se encuentran cada vez más solos. Hace años eran bien acogidos, pero, donde antes había calor y respeto, hoy hay indiferencia.

Hoy Nélida sale del Perú para contar su historia y hacer saber a todo el que quiera escuchar que “la Tierra no nos pertenece, nosotros pertenecemos a la Tierra, y como sus hijos, tenemos la obligación de cuidarla y respetarla”.

Fdo: Araceli Pascual Arranz

 

Califica este artículo: 
Average: 5 (1 vote)
Compartir: 

EL HISPANO en FACEBOOK