Libro de Clarissa Hardy muestra las desigualdades sociales como un reto hispano

Imagen de admin

En  la presentación del libro de Hardy ayer en la SEGIB la presidenta de Chile Michelle Bachelet intervino a través de un video-chat.

LA PRESTIGIADA ACADÉMICA Y POLÍTICA CHILENA, CLARISA HARDY, PRESENTA EN MADRID SU ÚLTIMO LIBRO “ESTRATIFICACIÓN  SOCIAL  EN  AMÉRICA  LATINA: RETOS  DE COHESIÓN SOCIAL”
 
(Redacción El Hispano.-)  La desigualdad en Iberoamérica es lo que impide el crecimiento económico de la región, según se desprende de la investigación llevada a cabo por la psicóloga, antropóloga, académica y política argentina nacionalizada chilena, Clarisa Hardy, que ha presentado  en Madrid, en la sede de la SEGIB, el libro resultado de estas investigaciones bajo el título “Estratificación  Social  en  América  Latina: retos  de cohesión social”.
 
Crear foros de reflexión para encontrar una salida y ofrecer una respuesta a los problemas de América Latina, ha sido el principal objetivo de Clarisa Hardy, a la hora de escribir el libro que acaba de presentar en la sede de la SEGIB en Madrid, bajo el auspicio de la Secretaria General de Iberoamérica y amiga personal de Clarisa Hardy, Rebeca Grynspan.
 
Ministra de Planificación durante el primer gobierno de la presidenta chilena Michelle Bachelet, Hardy pone de manifiesto que la desigualdad social en la región latinoamericana es el factor que impide el crecimiento económico. Reflexión que surge a tenor de la mejora de los indicadores de pobreza en América Latina, un indicador que en principio y de forma objetiva señala un crecimiento en la región, pero al mismo tiempo hace crecer una demanda social a la que las políticas no han podido dar respuesta aún. De este hecho nació un libro que aborda un doble problema: la política y la calidad de la democracia de una parte, y el crecimiento económico y las demandas sociales que provoca, de otra.
 
Para la elaboración del libro se tomaron encuestas en diferentes hogares de 18 países de América Latina y la conclusión es clara: la pobreza ha logrado reducirse en los últimos 20 años de una manera notable pero con ello ha crecido la vulnerabilidad de las clases trabajadoras, que efectivamente tienen acceso al empleo pero es de baja calidad lo que supone un alto riesgo de volver a la pobreza. Son nuevas “clases medias” que surgen precisamente del abandono de la pobreza pero para transitar a situaciones precarias de falta de oportunidades, nuevas clases sociales que se sienten desatendidas por un sistema que les ignora, que no les protege.
 
En palabras de Hardy “pasaron del infierno al purgatorio pero no alcanzaron el cielo”.
 
La desigualdad en América Latina se manifiesta especialmente en la educación, y entre hombres y mujeres.
 
A partir de esta evidencia, la de saber que hay una tendencia a la desigualdad incluso en aquellos países más igualitarios, Uruguay, Chile y Argentina, por este orden, Clarisa Hardy advierte que nos encontramos ante tres grandes retos:
 
La construcción de un sistema de protección social, la construcción de una agenda para la igualdad de género y la creación de políticas y democracias de calidad con poder suficiente para trabajar la fiscalidad de una manera equitativa para que paguen los que más tienen. En la tercera parte del libro de Hardy desarrolla precisamente estos tres grandes retos.
 
Los tres ponentes en la presentación del libro “Estratificación  Social  en  América  Latina: retos  de cohesión social”, coincidieron en el hecho de que la mejora de la protección social y de la igualdad de género, pasaba por la creación de un consenso político-social para la mejora de la fiscalidad. El principal reto es resolver la política fiscal en un territorio donde las clases altas, que representan apenas un 2%, no reconocen su obligación a pagar impuestos por mor de una disminución de la desigualdad entre clases.
 
La Secretaria General de Iberoamérica, Rebeca Grynspan, ponente en la mesa de presentación del libro, apuntó al hecho de que “los políticos deben tener miras hacia la cohesión social más que hacia la pobreza, ya que consiguiendo una cohesión, la erradicación de la pobreza se hace posible”.
 
Preguntada por el hispano.es a Clarisa Hardy por el papel de las mujeres al frente de los gobiernos, destacó de manera especial la sensibilidad de que está dotada la mujer para dirigir un país, más pendientes de los micros que de los macros. Los micro temas, que están más centrados en la principal célula de la sociedad, que es la familia, provocan en definitiva un desarrollo de la nación.
Para Hardy no es una mera coincidencia que los países más desarrollados de América Latina como Argentina, Chile y Brasil estén gobernados por mujeres.
 
BIOGRAFÍA DE CLARISA HARDY. Miembro de una familia judía que viajó a Sudamérica  escapando  de  la  persecución nazi, llegó a Chile a los cinco años. Su padre fue el cineasta Boris Hardy. Estudió en la Scuola Italiana de la capital, luego psicología en la Universidad de Chile y posteriormente alcanzó un diplomado en antropología social en la Universidad de Oxford, en el Reino Unido. Sus  responsabilidades  en  políticas  públicas  empezaron  en  el  año  1972, en la Corporación de Fomento de la Producción. En 1974 dejó Chile para trabajar como profesora en la Universidad Nacional Autónoma de México país en el que también trabajó durante dos años como  investigadora  del  Centro  de Estudios  Económicos  y  Sociales  del  Tercer  Mundo  (Ceestem). En  1983 regresó a Chile, donde destacaría por su labor en el área social.  En 1994 inició sus labores en la Fundación Chile 21, un centro de reflexión socialista del que más tarde, en el año 2000, sería nombrada directora ejecutiva desarrollando numerosos proyectos en el área social. En 1996 trabajó también como asesora del ministro del Trabajo y Previsión Social y del ministro secretario general de Gobierno. En 2006 fue nombrada ministra de Planificación por la Presidenta Bachelet, cargo que dejó a comienzos de 2008.
 
En  mayo  del  2014  ésta  investigadora  asumió  la  presidencia  de  la Fundación  Dialoga organización  creada  por  la  Presidenta  Bachelet, cuyo objetivo es aportar a Chile ideas, reflexiones, diálogo y acciones concretas, todas ellas desde los principios del centro izquierda.
 
En los próximos meses Hardy constituirá un espacio de debate de los temas que interesan al Gobierno, rearticulará redes en el tema de la mujer, formará líderes con miras a las próximas elecciones municipales, retomará el trabajo con  líderes  juveniles,  interactuará  con  centros  afines  para  incentivar  el debate político y desarrollará proyectos para obtener financiamiento fuera de  Chile,  pues  durante  estos  4  años  “no  postulará  a  fondos  públicos  ni recibirán aportes de privados, para dar una clara señal de transparencia” finaliza Hardy.
 
Texto: Aracelli Pascual
Fotos: Vilma Patxi
Equipo de EL HISPANO
Califica este artículo: 
Average: 5 (2 votes)
Compartir: 

EL HISPANO en FACEBOOK